QUIENES SOMOS

La historia de Rocío Gandarias es un claro ejemplo de superación.

 

Rocío Gandarias comenzó su experiencia profesional a finales de la década de los 70.

Siempre vinculada a la buena mesa, fue testigo a través de su propia familia de los momentos más sublimes y excelentes en cuanto a gastronomía, etiqueta y organización de cenas privadas.

Rocío consiguió revolucionar el concepto de “catering” utilizando en sus eventos a camareros jóvenes, perfectamente uniformados, que conocían el arte de servir a la perfección. La comida, siempre basada en la excelencia de la materia prima fue otra de las claves para que el boca a boca empezara a funcionar.

El negocio aceleró de manera vertiginosa. Rocío, ayudada por sus 8 hijos, preparaba comidas para 3.000 personas día sí, día también. Y como ella misma decía: “Todo se preparaba con un lápiz y un papel.”

Finca Las Jarillas y El Convento del Carmen son algunos ejemplos de un catering que no ha dejado de crecer con el paso de los años. Y en octubre 2017, Rocío Gandarias adquiere Commodore, un mítico local en el centro de Madrid, demostrando que sigue en plena forma.

Un negocio familiar de varias generaciones, construido en base a esfuerzo, dedicación, ilusión, pasión y, sobretodo, buen hacer.

Excelencia en las materias primas, estrictos controles de calidad y un servicio profesional que no tiene competencia son algunos de los ingredientes por los que Rocío Gandarias y su equipo siguen liderando este sector después de tanto tiempo.